martes, 22 de marzo de 2016

Hacer "Lo que Te Toca" No es suficiente...

El otro día venía en el RTP. Estaba yo en el tercer asiento, adelante de mí un joven lector y en el primer asiento un señor maduro. Se subió un ciego, lo cual es común porque la ruta pasa por el Hospital de la Ceguera. El chico lector ni siquiera se inmutó. Cuando iba a pararme, un poco molesta la verdad, para cederle el asiento. El señor maduro que iba sentado en los asientos reservados, se levantó a cederle el lugar. Entre las razones por las cuales estaba molesta era porque no podía creer que habiendo dos asientos adelante de mí tuviera que ser yo AGAIN la que se levantara. Incluso yo creo hoy todavía, que el señor maduro no debió levantarse pues él estaba utilizando correctamente el asiento reservado. Me molestó un poco que al del librito le valiera un cacahuate. Eso me hizo llegar a la conclusión que el hecho de que yo le cediera el lugar al señor no iba a cambiar nada. Últimamente escucho mucho eso de hacer tu parte y de que si haces tal o cual -lo que te toca, o lo correcto- generas un cambio. Antes concordaba con esas ideas, pero después de reflexionar un poco sobre este acontecimiento me di cuenta que no es suficiente. Dar tu 100% no es suficiente para generar un cambio.



Voy a redactar mi reflexión: 

De nada sirve ser uno, siempre el que se levante a ceder el asiento siendo que hay otras dos personas que deberían hacerlo y no lo hacen. La situación queda resuelta en el momento pero deja al sujeto que no hizo lo correcto,(el del libro) en la misma situación. Este lectorsito va a ir por la vida -y los camiones- sabiendo que siempre "hay alguien más que haga lo correcto". Así que él nunca tendrá que hacerlo porque siempre hay quien lo haga. Así que pensé que está ok ceder el asiento, yo debo hacerlo si sé que eso es lo correcto y si veo que nadie más lo hace, pero no es suficiente para generar un cambio. Aquí es donde viene el 10% extra: Decirle al tipo que lo que hace no es correcto, que él debería ceder el lugar que tú lo cederás ésta vez pero que él debió hacerlo, sin regaños sólo exhortándolo a dejar de ser un egoísta e irresponsable. Sin insultos, sin regaños, sino explícándole la situación. Tal vez te tire de a loco, o tal vez no, tal vez jamás pensó que era su responsabilidad o porque debería ser eso lo correcto. Tal vez escapó de su conocimiento y tú vas a hacerlo ahora consciente de ello. Creo yo que eso genera más un cambio. Hacer lo que te toca todo el tiempo pone en tus hombros la responsabilidad de arreglar el mundo, y eso es imposible. Hay que hacer conscientes a todos los demás de lo que tú sabes que es correcto así cada uno será responsable de sus propios actos.  

Así que lejos de levantarme cada vez que me toque o que nadie se levante a ceder el lugar a quien lo necesite, debo también indicarles a aquellos que no se levantaron que eso no es lo más amable del mundo ¬¬ y que si lo hicieran este sería un lugar mejor para vivir. Y aunque no lo asimilen en ese momento si tuvieran en cada ocasión alguien que los exhortase con amor, exponiendo razones y no reclamos, eventualmente -mínimo como presión social- terminarán modificando su conducta. Debemos dejar de ser políticamente correctos y ser correctos para exhortar a los demás a serlo. Obviamente se aplica a todo en la vida y no sólo a los asientos reservados. 


viernes, 8 de enero de 2016

Los atardeceres de mi vida

Si algo me llama mucho la atención, son los atardeceres. Hay algo sumamente mágico en ellos. El atardecer es un sólo hecho: la posición del Sol en perspectiva gracias al movimiento de rotación la tierra. Sin embargo, es increíble como todos los días es diferente, ninguno se repite y son igualmente bellos. Me gusta cazar atardeceres. A veces los encierro en una foto, que para ser sincera nunca les hacen justicia. Voy a compartirles unos de mi galería personal.

Este fue tomando en una explanada en Monterrey.


  Este fue tomado en la azotea de mi casa México DF

 Otro de la azotea Mexico DF

Este fue tomado saliendo del metro en la ciudad de méxico

 como verán mi azotea tiene buena vista 

 Hay unos que incluso son extraños...

 Este no es un atardecer pero faltaba poco

 Este es un atardecer en cancún 

Este es el mismo atardecer de cancún pero desde otro ángulo
 este es en Cancún en la laguna Nichupte

 y este en cualquier estacionamiento de la ciudad de México :P

Yo los disfruto mucho, espero les hayan gustado.

miércoles, 6 de enero de 2016

¿Qué se hace con una mente así?



Hoy después de leer todas las respuestas de este post que son maravillosas, me pregunté ¿Qué se hace con una mente así? y llegué a la conclusión: Se les deja ser. Tú no vas a enseñarles mucho, va a ser con tu ejemplo (disciplina, corrección, los valores) y con su propia mente que develarán los más grandes misterios de la vida, más bien tú podrías contaminarlos con las falacias de este mundo o llenar de bruma su mirada ante la verdad. Como padre creo que tu trabajo es y siempre será alentarlos a buscar la verdad a comprobar esas ideas "locas" que su propia cabecita trae a existencia y además que todos los niños son genios y si usted como padre no tiene de estas historias puede ser que no pasa el suficiente tiempo con ellos para escuchar lo que tienen que decir, más que no piensen "inteligentemente". O quizá su hijo está siendo dañado (alguien lo está dañando) en aquello que permite develar la verdad: su espíritu.




El post trata de una simple pregunta: "¿Cuál ha sido la respuesta más inteligente/asombrosa que has escuchado de un niño?" Aquí unas cuantas de las que fueron mis favoritas:


"El verano pasado le pregunté a mi sobrino americano si se consideraba Indio o Americano.
"Habitante de la tierra" replicó y luego se marchó."


"Cuando mi hija tenía 4, veíamos la televisión juntos. En todos los comerciales aparecían juguetes presentados por bebés y niños bonitos que cantaban jingles. Un poco preocupado que después de tal exposición mi hija quisiera todos los juguetes le pregunté: "te gustaría tener alguno de esos juguetes que vimos" Ella me miró y dijo: "No lo creo, no pueden ser tan buenos si necesitan estarse anunciando para que las personas quieran comprarlos""



"Un hijo de mi amigo observaba el reloj de la cocina y después de observar la segunda manecilla girar por un rato, pensó y anunció su conclusión:
"no hay "número más grande" verdad mamá"
Nada mal para un infante de 3 años.
"





Si ustedes tienen alguna me encantaría leerla :)

Obviamente para poder tener estas iluminaciones los niños deben estar en buenas condiciones así que si bien mencioné que tu trabajo como padre es dejarlos ser, amarlos (el amarlos implica dejarlos ser) y escucharlos OBVIAMENTE también cuidarlos (salud) y nutrirlos para que su cerebro funcione bien y sus sentidos. Y para que su espíritu tenga suficiente libertad para develar la verdad también alimentarlo, o dejarlo ser no encuadrarlos en creencias a tan temprana edad, ni callarlos con un "no sé" que a veces mas bien significa : "no me importa escucharte tengo muchos problemas de adulto más importantes que tú".

Lo que digo es qué, no se necesitan miles de estímulos para hacerlos "niños genio". La naturaleza misma por sí sola tiene ya bastantes estímulos, es más ni siquiera se necesita estimular todos los órganos de los sentidos para obtener conclusiones interesantes. Conocen a Hellen Keller? Era, ciega, sorda y muda, y fue una escritora/filósofa ¿Cómo? fue el amor de sus padres el que los hizo buscar ayuda y el amor de su maestra que le enseño a comunicarse lo que le permitió a Hellen poner a trabajar su espíritu de forma que llegara a comprender conceptos como la belleza y el amor...los niños ya son genios sólo debemos poner en sus manos un medio sano para desarrollarse. Si como padres no sabemos las respuestas pues tampoco importa ellos llegarán a sus propias conclusiones... bueno yo creo.

jueves, 17 de diciembre de 2015

"Extrañación"...

Hay personas en la vida que, bueno por lo menos a mí me pasa, que te acostumbras tanto a su "ser" aunque no hayan sido tus mejores amigos o hayas convivido con ellos por debajo del "estándar" de gente que debería impactar en tu vida.

Pero a mí me pasa que hay cosas que son hermosas o perfectas y que no tienen que ver a veces con lo convencional. No sé, hay una situación en particular y una personita en mi vida que a veces extraño. Y no fuimos nunca las mejores amigas, ni tampoco teníamos la convivencia o la intimidad que sé ha tenido con otras. Es un vínculo extraño pero que existe. Seguramente sólo de mi parte jajaja. Pero así soy me gusta "bondearme" con cosas, situaciones, personas o cuadros de la vida que llegan a ser hermosos en esencia.

Intentaré describirlo a continuación pero no es una poesía, así que no se ilusionen de repente , quizá se cuele alguna rima, porque a veces me pasa el hablar o pensar así...


El sol dorado de la mañana.
El aire fresco.
La calle solitaria y larga. Las líneas se conjugan para verse sumergido en otro universo.
Ese universo que emerge sólo cuando ella y yo, el dorado sol, el aire fresco y el olor a café aparecemos en la misma acera.
La veo venir a distancia:
Sus lentes, su falda, sus zapatos bajos.
No distingo muy bien de lejos, pero se que se trata de ella.
¿Cómo lo sé?
Trae su café mañanero, sus lentes de armazón blanco.
Su labial rojo, un tono que jamás había visto.
No es un rojo cereza, ni tampoco sensual.
Es un rojo que hace que sus mejillas también enrojezcan y sus ojos tengan un brillo especial y cuando sonríe le ilumina el rostro por completo.
Es un rojo mágico, le queda perfecto.
Rara vez intercambio palabras en este encuentro: yo voy por mi café, ella viene.
Tal vez un  "Buenos días!", una sonrisa o un intercambios de nombres, el mío, el suyo.
Siempre es una mañana perfecta cuando este cuadro se completa.
Me gusta verla alejarse con su vaso en la mano, sonriéndole a la vida.
No tenemos nada en común, ella va a cierta cafetería y yo a la competencia,
No tenemos nada en común, salvo tal vez, el gusto por los gatos.
Yo sigo yendo por mi café, pero ella ya no estará nunca en ese camino.
Tenemos otras vidas. Estamos en distintos lugares.
Pero siempre recuerdo el sabor de la mañana.
Otros podrán verla seguido, hablar con ella, ser sus amigos.
Pero jamás serán parte de este cuadro perfecto.
Que es sólo de ella y mío.



La realidad es que no lo pienso muy a menudo. No es que me la pase llorando por que no revivo ese momento, jajaja. Es más bien que yo sentía que estaba lleno de estética que cuando vuelve a pegar el sol mañanero, el aire un poco invernal y me dirijo por mi café no importando en que lugar me encuentre algo en mi cerebro parece decir: "Aquí es cuando aparece ella", pero no. Soy una loca de la vida. Ya sé. -Y de los gatos-




sábado, 7 de noviembre de 2015

Oda a un amor desconocido.

Hoy también salí a buscarte.
En tantos lugares he buscado y aún no apareces.
En los bares; gente sonriente, entregados a los placeres. No había nadie ahí que pudiera ser Tú.
En los parques; gente paseando a sus perros, gente ejercitando sus cuerpos y tampoco estabas tú.
En la cineteca; gente que gusta del arte, que disfrutan la quietud de una sala, que saben volar en su mente y tampoco ahí te encontré.
He buscado en los lugares donde podría encontrarte (en donde quisiera encontrarte). 
Me siento a ver si te veo pasar. 
Lugares a mí, afines. Inquiriendo Perfiles.
¿Dónde estás? ¿Cómo serás? ¿Cuándo podre verte? ¿En dónde habré de conocerte? 
Gente viene, gente va. Algunos podrían ser tú. Pero resultan no serlo. 
Unos son hermosos y mi ojo se casa con ellos, pero sé que no son tú. 
Otros podrían serlo, unos más quisiera yo que lo fueran, pero cuando los miro -de cerca o de lejos- sé que no son tú. 
No sé realmente como funciona esto. Pero aquí en la Tierra me sentaré a mirar a ver si apareces...