viernes, 14 de junio de 2013

El día de mi Boda.

No sé por qué razón nunca he imaginado el día de mi boda. He escuchado conversaciones en las que las chicas pueden describir con lujo de detalle su boda ideal. El vestido, los bocadillos la música, el baile... El pastel. Hoy retumbó en mi cabeza el término: "la boda de mis sueños". Yo no tengo una, ¿debería? Pues no sé lo que sí sé es que en lugar de tener imágenes en mi cabeza sobre como dbería ser ese día tan especial, -donde a veces las chicas tienen todo en la mente excepto la cara del novio- tengo imágenes de como serían esas mañanas de domingo donde me toca hacer un desayuno engordador, de esas noches de pachequez probando cosas nuevas un vinito y hablando hasta el amanecer; tengo en mi cabeza como se verían las idas al súper, las peleas por las toallas en el piso... Nuestra horneada de galletas con forma de "The Beatles", la casa adornada de NFL por todos lados desde la pretemporada.

De mi boda no tengo npi. Nunca lo he pensado ja! Esas imagénes que tengo en mi cabeza de una vida se formaron en 3 años o un poquito mas...ah y por supuesto la cara del "novio"

Ahora hay q borrarlas, o esperar a que desaparezcan solas... No lo sé...


My mother said it was simple to keep a man, you must be a maid in the living room, a cook in the kitchen and a whore in the bedroom.”
Jerry Hall

lunes, 10 de junio de 2013

Alicia


Fotografía: La ingenuidad de los cuentos de hadas



Música: http://youtu.be/juhlBSI5phc Nubes de Jumbo.

¿Que mas aprendí?


El perdón. 


Uno cree que el mecanismo es el siguiente: Reclamar todo por lo que queremos QUE NOS PIDAN PERDÓN, ser restituidos y ahora sí, una vez hecho esto perdonar. Así no es el perdón. El perdón es completamente lo contrario. Cuando alguien te daña, no dejas de pensar en eso y duele mucho y te hieres a ti mismo pensando una y otra vez que mereces, o no mereces lo que te hicieron, y crees que solo con restitución ese dolor se irá. Pero no es así, ese pensamiento solo confunde la restitución con la venganza.
El daño y el dolor te mantiene conectado de una manera insana a ese hecho, al dolor, a la persona o personas que te dañaron. Para tener paz y ser libre debes desconectarte de eso por completo. 

El camino correcto para estar en paz es el siguiente: Uno debe olvidar lo que pasó, no bloquearlo...dejarlo ir.
Aceptar que pasó, que dolió pero que ya no está. Quedó atrapado ese acto en específico en el pasado. En un espacio-tiempo específico y delimitado que ya no existe.

 No esperar que vengan a pedirte perdón, no esperar que hagan restitución. Simplemente dejarlo ir. De nada sirve estarlo pensando, ni estarlo recordando. Yo sé, y créanme que lo sé, que es estúpidamente difícil. Pero no te sirve de nada. Una vez que lo dejaste ir, entonces perdonar. Perdonar es olvidar, dejarlo pasar...es no recordar eso una y otra vez para sentir dolor y mantener vivo el rencor hacia esa persona, porque es lo único que aún los conecta. En los casos mas simples, como una mentira de baja gravedad, o un insulto sin gran impacto es olvidarlo, es NUNCA mas volver a sacarlo a colación. NO se vale una vez perdonado usarlo como chantaje o arma de defensa. Si esto ocurre entonces no ha sido perdonado y siempre estará ahí haciendo ruido y molestando sin permitir estar felices y en paz. 

Perdonar no beneficia en nada a los que te hicieron daño. Es más, ni siquiera debes hacércelos saber. No se vale tampoco llamarles para decirles : "Oye que crees, ya te perdoné U.U". Eso no. Quizás algun día esa persona vendrá y te pedira disculpas, y tu le dirás "si no te preocupes, ya pasó" y tal vez le salvarás la vida. O tal vez nunca regrese, y nunca te pida perdón. Pero eso no importa, el perdón no es para ellos es para ti. PARA TU PAZ Y SALUD MENTAL.

Perdonar no significa tampoco olvidar aquello y a aquellos que te dañaron y dejarlos que te dañen cien mil veces mas y perdonarlos cada vez. Significa dejarlos ir, y quizá si el daño fue bastante grave, por supuesto que alejarse. Alejarse y tomar distancia y estar precavidos para detectar esas señales. Pero con mesura, no con paranoia.


El amor


El amor hace que uno aguante muchísimo. Muchísmo. Es cuestión de género tambiém eso del drama y lo de guardarse todo. Comunmente los hombres se guardan todo y las mujeres hacemos "drama" por todo.

En su mayoría nosotras, reclamamos cosas todo el tiempo, o sentímos que nos expresamos de manera correcta, que decimos lo que pensamos y sentimos, que somos muy abiertas. Y ellos, ellos se guardan de hacer dramas, sobre todo si el suceso que les afectó, no pasó a mayores.

Y entonces las mujeres a veces viven en su relación pensando que ellas hacen su parte, que ellos son los que todo el tiempo las están ofendiendo y lastimando. Cuando la realidad es que nosotras también los lastimamos y los ofendemos, pero ellos lo guardan en un saco, o lo desechan porque en ese momento lo ven inútil y poco práctico de hablar. ¿Cómo para que deberían hablar de algo que ya pasó y no fue tan grave? Y eso también esta mal. Pero ellos son así, hasta que se hartan y te sacan todo y nunca te hubieras imaginado que eso estaba ocurriendo.







No se bien qué soy, pero se muy bien qué no quiero ser.

Las relaciones humanas son de las cosas mas complicadas de llevar bien. Parecieran simples. Estoy llena de learnings que transmito a mis amigas, conocidos y personas en general. Veo sin problema todos los errores que comenten dentro de una relación. Falta de confianza, necesidad de control, mentiras, miedo de decir lo que se quiere, miedo de estar solos etc etc etc.

Yo no me calificaría bajo ninguno de esos. No hasta hace poco. Me considero una persona seriamente racional, centrada, madura... con sentido común pero sabiendo que siempre se puede tener mas. Creía que mis errores eran mínimos. Qué mis defectos no eran tan abrumadores como los de los demás. Que las fallas de mi relación no radicaban en tonterías como el dinero, o la necesidad de control.  Tenía identificados los errores garrafales mas comunes que destruyen los matrimonios, y tenía las formas de no cometerlos o sobrellevarlos apuntadas y preparadas. Me sentía lista para que cuando tuviera que pasar, dar el segundo paso firme, segura y preparada.

Y me equivoqué. Al menos hacia mi pareja la señal fue otra. Yo me comportaba de una manera que creía sensata y correcta con sus respectivos altibajos, con los altibajos y dramas que uno cree (malamente) tenemos derecho a, por ser mujeres.

A ver si me explico, el otro día volví a ver "He is not that into you" la película donde te dicen que si el chavo no te busca es que definitivamente no esta interesado para nada en ti. (Cosa que es 100% verdad). Y mientras antes de haber terminado mi relación yo me había identificado toda la vida con esta pareja: (Jennifer Anniston y Ben Affleck) :




mi pareja, ahora estoy segura, me veía como esta otra:


Janine y  Ben (No encontré el video pero en sí es una tipa loca obsesiva con que su esposo esta fumando a escondidas de ella, y ella se pone loca por que su papá murió de cáncer de pulmón. El tipo le pone el cuerno pero ella en lo único en lo que piensa es en si él esta fumando o no. Y si esta fumando lo quiere cachar, lo interroga de unas formasbastante molestas y desconfía antes de él que de los 20 trabajadores INDOCUMENTADOS-hacen énfasis de eso en la película- que estan en su casa por mas de 8 horas ¬¬ como si ninguno de ellos pudiera estar fumando)




Cosa que jamás en la vida se me hubiera pasado por la cabeza. Ese nivel de control, sofocamiento...no me creo capaz de hacerlo, es inhumano irrespetuoso e infantil. Sin embargo de alguna manera me veía así. Tal vez en el afán de demostrar cuando se estaba equivocando, o en el afán de sí, lo acepto alguna manera tener bajo control las cosas que pudieran lastimarme. "Qué nada se salga del plan", "Yo se que puede pasar esto y esto, pero mejor lo prevengo para tenerlo 'aware' de que puede pasar y decirle como debe reaccionar y .. y .. y.." Y terminé viéndome como esa loca de los cigarros  :( . Esa loca a la que tanto le huí, esa "necesidad" de control que tanto critiqué. Esa manía nefasta que todos los días veía en mi padre. Ahí estaba floreciendo en mí.



A veces las chicas creen o tienden a pensar que sus novios por ser feos, tontos, nobles, o lo que sea no van a  conseguirse a ninguna otra chica. Que nadie los va a pelar, que ellas son lo mejor que ellos pudieron haberse conseguido. Detesto a esas chicas, pues contrario a eso yo sé que cualquiera puede gustarle a cualquiera. Que las personas no valen por como se ven, o solo por lo que tienen en la cabeza. Si uno se fija bien puede encontrar belleza y valor en todo y en todos. Pero me fui  a un extremo, sabiendo esto, moría de miedo- es la verdad- moría de miedo que mi pareja encontrara a alguien (que seguro existe) con dos cosas mas buenas que yo, o dos cosas menos malas que yo y se fuera. Y aunque suene feo mi sentido de "supervivencia" vivía en alerta tratando de controlar el entorno para quitar obstáculos, o medir y hacer planes de "damage control" en cuanto pasara.

Yo sabía o eso creía que mi pareja era lo sensato suficiente para que si no quisiera estar conmigo me dijera y se fuera, y no tendríamos que llegar al punto de engañarnos o buscar otra persona que cubriera necesidades insatisfechas. Lo sabía, pero al mismo tiempo sabía que él valía mucho y que cualquiera en cualquier momento iba a querer estar con él, no quería correr el riesgo y por eso me "adelantaba" a las cosas, a los "hechos".   Y ese fue mi peor error.

¿Cómo me di cuenta?

Mi papá es un contador, los contadores tienen el perfil de  ser controladores, necesitan toda la información en un  papel para poder tomar decisiones. Su perfil psicológico y actitudinal, es así. Yo repudio eso en mi papá (no en los contadores). Mi paá lo lleva a un extremo y sabía que eso estaba mal, y no había identificado eso en mí hasta que me enfrenté a mi padre. Todos tenemos problemas con alguno de nuestros padres -pequeños o grandes- por que de cierta forma reflejamos algunos aspectos de ellos. Y nadie, nadie se soporta desnudo -del alma y el carácter- a sí mismo. Repudiamos las cosas que nos dañan, que nos hacen ser como no queremos ser, pero que al mismo tiempo somos.

No fue hasta que derribé esa pared horrible que tenía con mi padre que pude ver el reflejo perfecto.       

Las personas debemos recordar que nuestras parejas no tienen 5 años. No somos sus madres/padres. Son perfectamente adultos capaces de tomar sus propias decisiones.Hay gente como yo que no quiere que le alteren su paz. Y entonces crea barricadas, se viste de camuflaje y carga un rifle de alto calibre...para estar prevenida...aunque viva en Canadá...o en el polo sur y no vaya a pasar nadie por ahí.(¿Qué tal que sí?) Y entonces trata de "abrirle los ojos" a su pareja para que esté también al pendiente y armado contra el mundo, por si alguien osa destruirlos. Y lo único que logra es quedar como una loca. Sofocar a su pareja de tal grado que no quiera volver a verla nunca. :(

Las personas tomamos nuestras decisiones, decidimos si queremos estar o no con una persona. Si la amamos, si ya nos hartamos. No importa que la persona que está a nuestro lado se la pase diciendonos que debemos estar alertas, que no mintamos que por favor no la vayamos a lastimar. Eso lo va a decidir cada uno. La otra persona solo debe preocuparse por dar lo mejor y sí, estar alerta, pero estar alerta para ver cuando las señales le dicen que no la estan valorando, que le estan faltando al respeto, que se esta acabando el amor. No estar alerta a lo que es potencialmente seguro que pase pero nisiquiera  ha pasado :( . 

Para mí ya es muy tarde. Tuve que pasar por una ruptura después de 6 años de cosas muy bonitas, perderlo todo y enfrentar todos mis miedos (empezando por mi padre) para darme cuenta de esto. Ojalá alguien me hubiera dicho en que la estaba cagando. Ojalá mi propia pareja me hubiera abierto los ojos. Y digo Ojalá, por que tampoco era su responsabilidad, soy adulta y debí haberlo entendido de alguna manera... debí estudiar a fondo por que no funcionaban las cosas como yo lo deseaba.

Pues bien, no quiero ser más esa loca. Resulta más fácil no serlo ahora que sé que lo fui, o pareció que lo era. Todavía al terminar sentía esa "necesidad" de saber si ya me había olvidado, para entonces empezar a olvidarlo. Si ya estaba buscando a alguien más, para dejarlo ir de una vez por todas. De saber en dónde estaba y con quien estaba saliendo. Era bonito sentirme aun conectada, presente. Hacerle saber que "lo veía" que estaba pensando en él. Pero hoy ya no... me desconecté por completo para no ser más esa loca. Para dejarlo libre y respirar que sea lo que el quiere ser, que haga lo que él decida hacer. Que respire y que sea libre.   Lo que debí de haber hecho hace mucho :( .